Text

image

… va a salir.

Devenir en si mismo para todo aquel capaz de fluir con Gaia y la obtusa realidad siempre va a salir bien. No se trata de lo racional o irracional del asunto acontecido, ni siquiera de lo definido o indefinido que este el objeto de futuro, ni aun siquiera de lo idílico o prosaico del concepto idea de tus sueños. Es cuestión de que tiene que salir bien, por que si no es así no va a suceder, no vas a permitir que suceda, no cuando sintetizas de forma dinámica con todas y cada una de las interconexiones. Esa es, y siempre será tu labor, asegurarte de pensar eso, y no sólo eso, asustarte de lo real que puede llegar a ser.

Y no es en sí la consecuencia de un acto, o aquel arisco predeterminismo que dicta de forma obtusa las diferentes correlaciones en los tejidos del destino, ni tan siquiera es aquel realentizado recuerdo del instante de placer, profundización y conexión que sufriste meses antaño, tan sólo es un mero acto de rebeldía, tan sólo es un segundo de satisfacción, tan sólo es aquel momento tuyo, tan solo tuyo, entre la muerte y la vida incapaz de despegarse de ti mismo. Así que, siente bien ahora, siente bien aquí. Que aquel turbio devenir sin juzgar si bien o mal, se encargara de que lo que salga tenga que salir de la única forma posible saldrá… de forma pura.

Quote

"Difícilmente acontece esto del estado onírico"

- Yo del pasado
Text

"¡Otro no ser sin ser no!"

Fue el tiempo el que dotó de peculiaridad a la literatura, el mismo ser que le hizo desgarrarse para volverse borrascosa.

Fue el árbol el que llenó de vida a la madera, el mismo ser que le hizo mantenerse para volverse nostalgia.

Fue el creer el que colmó de decisión a la duda, el mismo ser que le hizo estremecerse para volverse lúcida.

Text

image

"Ni Rubik sabía lo que sabía."

Aunque en cierta medida extraña parecía, aquella rebeldía detonaba con sabiduría cierta glotonería con alegría, y no hería sin más a otro tipo de cabezonería, si no más bien comprendía, que quería creer capaz que algún día llovería, y llover, llovería pues capaz sería, si no más sabiduría tenía y cabezonería, pues aunque parecía lo que no sabía, finalmente fue lo que no quería.

Text

Y son estas manos las que se vuelven a mover, resurgidas de un largo y profundo sueño. Desaparecidas de combate, ellas fallecían al fondo del último cajón de mi escritorio. Y deciden volver, sin realizar preguntas, tan sólo por el hecho de que tienen que estar donde tienen que estar, donde es su sitio, aquel, que le corresponde.

Sin poner en duda del porque fueron olvidadas, con cierta lentitud y descuido aporrean una vez más teclas olvidadas, irreconocibles una vez pasado el tiempo, se sienten una vez más inexpertas, una vez más inseguras, una vez más fieles al dueño, su dueño, que las necesita.

Aunque ahora olvidadas, no melancólicas, locas serian si lo permitieran. Ni nostalgia alguna, ni alegría posible, tan sólo ellas mismas siendo una vez más las compañeras de un viaje, un viaje que a veces empieza y a veces termina, un viaje en el que tan sólo dictan cuando ellas, las manos, no acarician.

Photo

¿Cuantas veces has ganado la elección de la desesperación?

La vida a veces es un tormento.

Lo negro no es solo la nube que el viento se lleva.

No recordaba sereno el ultimo latir de mi llanto.

image

¿Donde escribir una pluma de devastación?

La propia claridad aterroriza.

Me duele de saber que otros sienten.

No recordaba sereno el ultimo latir de mi llanto.

image

¿Crees saber el significado de una emoción?

La fría daga se hunde.

Desde abajo os veo abajo, nunca os había visto así.

No recordaba sereno el ultimo latir de mi llanto.

image

Text

image

El hombre de carácter atraviesa mil ríos sin mojarse los zapatos

.

Tres fueron las piedras que me llevaron a aquel páramo, ¿qué páramo? Aquel páramo, no era llano, no era raso, ni era alto. Pero era un páramo. Era mi páramo. Aquel donde el reflejo de las húmedas rocas, verdades contenía. Aquel donde los nenúfares en manchas de jaguar se convertían. Donde a airearse venían las bestias marinas. Donde ni siquiera la mejor de las cañas servia. Con pies húmedos, y en silencio sonrisa, veía, tan solo veía. Rasgos de una ciudad desmedida, de una urbe desconocida, de un sin sentir un corazón que latía.

.

No era si no prospero el tranvía que allí resurgía, de aquella ciudad, hola capital, de nuevo nacía.

Photo
Los tiempos decidieron pasar fluidos, deslizarse deslumbrantes por los parajes de nuestros atardeceres. Decidieron no ser fríos, si no cálidos. Ser contiguos a un pasado devastado, devastado por una historia, la bella historia de los tiempos. Y ante la belleza de los ariscos inviernos, consiguieron pasar desapercibidos. Lograron acontecer cortos, cortos y líquidos. No fue en sí, el volar de las palomas, lo que hizo esto lucido. Sin las dulces amapolas, y los alegres rostros de todas nuestras orlas.
.
Noche parecía el devenir de nuestra filosofía, con las correspondientes ariscas piedras las tristezas se lucían. Y no fueron otros, mas que los brillos de los ojos, los que mirarte tu, mirarme yo, descubrían la esbelta sombra de un escuálido puente que nos cubría. Aquella la zancada que faltaba era la que alcanzaba al sol que se nos escondía. Bendita zancada, zancada que ya llegaba, zancada que yo quería.
.

Los tiempos decidieron pasar fluidos, deslizarse deslumbrantes por los parajes de nuestros atardeceres. Decidieron no ser fríos, si no cálidos. Ser contiguos a un pasado devastado, devastado por una historia, la bella historia de los tiempos. Y ante la belleza de los ariscos inviernos, consiguieron pasar desapercibidos. Lograron acontecer cortos, cortos y líquidos. No fue en sí, el volar de las palomas, lo que hizo esto lucido. Sin las dulces amapolas, y los alegres rostros de todas nuestras orlas.

.

Noche parecía el devenir de nuestra filosofía, con las correspondientes ariscas piedras las tristezas se lucían. Y no fueron otros, mas que los brillos de los ojos, los que mirarte tu, mirarme yo, descubrían la esbelta sombra de un escuálido puente que nos cubría. Aquella la zancada que faltaba era la que alcanzaba al sol que se nos escondía. Bendita zancada, zancada que ya llegaba, zancada que yo quería.

.

Text

.

No es en si la alegría del rebosar,

si no mas bien la capacidad

de saber estar sin estar.

Y aún más cabe cuantificar

el conocer sin presenciar,

respecto al necesitar.

Photo

Misma cama, diferentes sábanas, necesariamente diferentes sábanas, curiosamente también distinto tiempo, distintos compañeros.

Lo que duerme un lapso de tiempo, lo que tan efímero por un instante llamado siempre vuelve lamento. Se congelo, se congelo en el devenir beso.

Que lo que mi escritura caotica no enamoró en tiempos, no lo hagan mis benevolentes acciones.

Que lo que sirvio para claridad y verdad de unos, jamás cumpla el ser esperanza de otros.

Que lo que no haya, no sea.

(vía deadmaninablackparade)

Fuente: brutalgeneration